Unos vídeos

Hoy me he animado a grabarme. Los he tocado una vez sin grabar y después los he grabado, a la segunda. Van con errores incluídos, pero al menos estoy satisfecho porque he podido seguir tocando sin pararme a corregir los fallos ni perder la concentración.

He grabado el vídeo con la cámara de fotos (Canon PowerShot SX130 IS) y el audio lo he grabado directamente del piano a una memoria USB.

Edición 16/04/2012: he movido los vídeos a una sección propia.

Algunas ideas para más adelante

He pensado algunas cosillas que podré incorporar a la rutina de estudio más adelante:

- Cuando haya terminado el libro de Hannah Smith (a día de hoy llevo 20 páginas), intentaré hacer 1 página diaria de partituras clásicas simplificadas y otra página de lead sheets. Para ello tendré que ponerme al día con los acordes.

- Cuando termine los ejercicios de Schmitt, tal vez pase al Hanon o no, pero lo que sí quiero es practicar varios licks de Blues a la semana (o uno a la semana, transponiéndolo cromáticamente).

Itinerarios de ejercicios

Dejo aquí un apunte rápido para unos posibles itinerarios por literatura de ejercicios. Habría material para varios años.

Ejercicios técnicos

- Aloys Schmitt Op 16
– Hanon
– Czerny Op 299
– Czerny Op 740
– Moszkowski Op 72
– Czerny Op 821

Material para tocar a primera vista

Introduction to Classics to Moderns (40 piezas, 32 páginas)
– Joy of First Classics 1 & 2 (60 piezas, 80 páginas cada uno)
Easy Classics to Moderns (142 piezas, 160 páginas)

Cómo mantener el repertorio

¿No es desmoralizador cuando intentas interpretar una obra que hace unos meses habías aprendido, no logras recordarla y tienes que aprenderla desde cero? ¿Cuántas obras eres capaz de mantener en tu repertorio en un momento dado? ¿Cuánta práctica necesitas para recuperar una obra que ha empezado a disolverse por los recovecos de la memoria?

Sin duda, para mantener vivo un repertorio, será necesario practicarlo a lo largo del tiempo. No podemos pretender, una vez que hemos aprendido una obra, guardarla en un cajón, no saber más de ella en meses y un buen día pensar que la podemos tocar de nuevo así como así.

El problema es que el tiempo de estudio es limitado y tampoco podemos pretender tocar todos los días todas las obras que hemos aprendido a lo largo del tiempo, a la vez que reservamos tiempo para aprender otras nuevas, hacer ejercicios técnicos, etc. Entonces, ¿cuál es la mejor estrategia?

Hace poco me encontré con un blog que hablaba acerca de la regla del 1-2-4. En dicho blog, el autor hace referencia a un libro titulado “Use Your Head” de Tony buzan en el que se describe, entre otras cosas, un patrón de tiempos de estudio para la memorización. El autor del blog saca sus propias conclusiones, que son, a grandes rasgos, interpretar la obra cada cierto tiempo para no olvidarla, espaciando gradualmente los períodos en los que no la interpretamos, en función de un patrón específico. Propone el siguiente plan:

Plan 1-2-4

Después de haber estudiado y memorizado una pieza:

Fase 1 (días)

- Descansar de la pieza 1 día
– Revisar la pieza el resto de días de la semana
– Descansar de la pieza 2 días
– Revisar la pieza el resto de días de la semana
– Descansar de la pieza 4 días
– Revisar la pieza el resto de días de la semana

Fase 2 (semanas)

- Descansar de la pieza 1 semana
– Revisar la pieza durante la siguiente semana
– Descansar de la pieza 2 semanas
– Revisar la pieza durante la siguiente semana
– Descansar de la pieza 4 semanas
– Revisar la pieza durante la siguiente semana

Fase 3 (meses)

- Descansar de la pieza 1 mes
– Revisar la pieza durante la siguiente semana
– Descansar de la pieza 2 meses
– Revisar la pieza durante la siguiente semana
– Descansar de la pieza 4 meses
– Revisar la pieza durante la siguiente semana
– Etc. (8, 16, 32… meses)

Tal vez me anime a ponerlo en práctica con 3 ó 4 obras.

Practicar, practicar y practicar

Este es el mantra que te encuentras en muchos foros cuando alguien pregunta cómo conseguir alguna destreza relacionada con el piano.
Claro, me imagino que habrá quien ande en busca del santo grial que permita alcanzar habilidades sin esforzarse, pero me imagino que serán los menos. Entonces, ¿por qué responder con semejante obviedad? ¡Que para lograr adquirir unas competencias al piano es necesario practicar mucho! ¿Quién lo hubiera imaginado? Practicar: sí, pero ¿de qué forma? ¿con qué frecuencia? ¿en qué orden? ¿con qué sistema o metodología? Eso es lo que se necesita saber.
¡Hala, ya me he desahogado!

Rutina de estudio

1) Entrenamiento auditivo (30m)
- He localizado un profesor que me imparte clases de entrenamiento auditivo
2) Lectura melódico-rítmica (5m)
- La serie de “Ritmo y Lectura” de E. López de Arenosa
3) Tocar a primera vista (15m)
- “Progressive Sight Reading Exercises for Piano” de Hannah Smith
4) Ejercicios técnicos (10m)
- Aloys Schmitt, Op.16
5) Escalas, acordes, arpegios (15m)
- (*)
6) Repertorio (45m)

(*) Estoy intentando organizar un grupo de estudio en Hispasonic, con este guión:

- Trabajar una escala a la semana (6 meses)
– Comenzar con las escalas sin armadura de clave (DO mayor y LA menor) y luego ir bajando por el círculo de quintas, aumentando el número de sostenidos y bemoles de la armadura. Por ejemplo:

Semana 1: Do mayor
Semana 2: La menor
Semana 3: (1 bemol): FA mayor
Semana 4: (1 bemol): RE menor
Semana 5: (1 sostenido): SOL mayor
Semana 6: (1 sostenido): MI menor

Semana 23: (6 bemoles): SOLb mayor
Semana 24: (6 bemoles): MIb menor
Semana 25: (6 sostenidos): FA# mayor
Semana 26: (6 sostenidos): RE# menor

El trabajo de cada semana sería similar. Se dividiría en 3 secciones:

I) Escalas: tocar la escala primero en el rango de una octava (mano derecha ascendente, mano izquierda ascendente, ambas manos ascendente, derecha descendente, izquierda descendente, ambas descendente, derecha ascendente-descendente, izquierda ascendente-descendente, ambas ascendente-descendente) y después en el rango de dos octavas.
II) Acordes tríadas: para cada grado de la escala, colocar la mano en posición de tocar el acorde correspondiente, nombrar el acorde y después tocarlo.
III) Arpegios: para cada grado de la escala, tocar la tríada correspondiente desplegada y el grado I en la siguiente octava (p.e. DO, MI, SOL, DO). Mano derecha, mano izquierda, ambas manos

Importante: todos estos ejercicios se harían sin mirar el teclado, ya que uno de los objetivos para realizar todo este esfuerzo es asimilar la geografía del teclado en cada tonalidad, como si fuera algo consustancial a nuestro propio cerebro.

La idea sería ejecutar los ejercicios durante 10 a 15 minutos diarios. Como es posible que al principio no de tiempo de hacer los 3 ejercicios en ese tiempo, se podría dividir la semana en 5 días de estudio de esta forma:

Día 1: ejercicio I (una octava)
Dia 2: ejercicio I completo
Día 3: ejercicios I y II
Día 4: ejercicios I, II y III
Día 5: ejercicios I, II y III

Edito: estoy intentando organizar otro grupo en hispasonic para los ejercicios técnicos:

- Realizar los ejercicios 5 días a la semana
– Realizar 2 ejercicios diarios
– Por cada ejercicio:
– tocarlo tal y como viene en la partitura a un tempo lento hasta que lo tengamos dominado. Después ir aumentando el tempo.
– transponerlo cromáticamente. En cada tonalidad, primero a un tempo lento y después más rápido.

Unas indicaciones antes de comenzar:

- Tocar legato: que el sonido de una nota y la siguiente estén conectados, no haya silencio (no vale pisar el pedal).
– Intentar mover cada vez sólo el dedo que tiene que pulsar la tecla, es decir, que un dedo no arrastre a otros consigo.
– Respetar el tempo. Es recomendable utilizar un metrónomo para asegurarnos de que vamos bien.
– Respetar la dinámica: aunque tengamos más fuerza en unos dedos que en otros, hay que intentar tocar todo con la misma intensidad.
– Tocar relajado, sin tensiones, con una colocación correcta (espalda, hombros, brazos, manos, dedos). Poner mucha atención a las alarmas que nos envía nuestro cuerpo: si notamos dolor o molestias o rigidez, dejar de tocar, analizar y solucionar el problema.

Para los que están comenzando desde cero: seguir estas indicaciones no resultará sencillo y es necesario comenzar con un tempo muy lento. Es más importante hacer bien los ejercicios muy lento que hacerlos muy rápido y mal. Si trasponer cromáticamente los ejercicios te resulta muy costoso, prueba a trasponerlos solamente un tono por encima.